Conoce a Jesús

Martes, 17 Junio 2014

Vistiéndose para el éxito espiritual

©2014 Todos los derechos reservados. Gracia a Vosotros. Más recursos de este ministerio en www.gracia.org
Serie:Artículos

vistiendoseparaelexitoespiritualLa vestimenta adecuada para los cristianos es la armadura -no la ropa de gala. En lugar de vestirnos para un paseo por el palacio, debemos estar equipados para la batalla. John MacArthur da una mirada más profunda a la coraza que deberíamos estar usando.

La vida cristiana es una guerra. Cuanto antes sabemos eso, más pronto podremos disfrutar de la victoria que Dios ha planeado para nosotros. En Efesios 6, el apóstol Pablo nos dice que si queremos salir victoriosos, debemos ponernos la armadura espiritual que Dios provee (vv. 11, 13). No importa la precisión de su teología o la solidez de su comprensión de la Escritura, perderá la guerra si descuida este suministro divino. Pablo sabía la clave para ganar las luchas espirituales cotidianas que frustran y desalientan a tantos creyentes. Visualizando a un soldado romano totalmente equipado para la batalla, dijo: "Fortaleceos en el Señor y en el poder de Su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios"(v. 10).

A través de los años, he estudiado la armadura del cristiano, he tratado de determinar si una pieza en particular es más importante. Cada pieza es esencial, por lo que no podemos argumentar que una de ellas es todo lo que un creyente necesita. La espada, la Palabra de Dios, es, obviamente, una prioridad, ya que es la única arma ofensiva que Pablo enumera. En el lado defensivo, sin embargo, la coraza de justicia (v. 14) se destaca como especialmente importante. Si usted no está buscando la justicia, no tendrá en el lugar que le corresponde el escudo de la fe, el calzado de la paz, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu. Incluso el compromiso básico para llevar una armadura espiritual surge de un anhelo de justicia.

Protección de la sección central

La coraza era una parte esencial del equipo de cada soldado romano. Cuando él luchaba en un combate cuerpo a cuerpo, utilizaba una espada corta que estaba diseñada no para que girara, sino para hundirse en el pecho o en el abdomen del enemigo. La coraza era habitualmente hecha de metal moldeado que protegía esas zonas vitales, especialmente el corazón y las vísceras.

En la terminología bíblica, el corazón representa por lo general, la mente. Proverbios 23:7 dice: "Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él." Cristo dijo: "Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos"(Marcos 7:21). Jeremías dijo: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso" (Jeremías 17:9).

Por otro lado, cuando la Escritura se refiere a los intestinos o al área visceral, está hablando de sentimientos y emociones. Habla, por ejemplo, de cerrar nuestro corazón (no amar a alguien correctamente -1 Juan 3:17). Es fácil ver cómo se produjo este simbolismo -sentimos una sensación física en el estómago cuando nos vemos afectados por las emociones fuertes.

Satanás ataca a los creyentes sobre todo en esas dos áreas: la mente y las emociones. Él quiere arrebatar la Palabra de Dios de nosotros y llenar nuestras mentes con mentiras, perversión, inmoralidad, falsa doctrina, falsedades y verdades a medias. Él intenta exponernos a tanto pecado posible como para que nos acostumbremos a él e incluso seamos tolerantes al mismo. Trata de hacernos reír ante el pecado en la televisión. Él pone pecado en música hermosa para que confunda nuestras mentes. Él intenta cauterizar nuestras conciencias para que no nos adviertan más (cf. 1 Timoteo 4:1-6).

En resumen, quiere debilitar nuestra voluntad atacando nuestras mentes.

Satanás también trata de confundir nuestras emociones corrompiendo nuestros deseos y atrayendo nuestro afecto a las cosas malas. Quiere provocar respuestas emocionales viles como la ira, la envidia, el resentimiento, el odio y la autocompasión.

La mente y las emociones juntas abarcan todo lo que nos lleva a actuar: el conocimiento, la comprensión, la conciencia, la voluntad, los deseos, los impulsos, los afectos y los sentimientos. Proteja su pensamiento y sentimientos; y será inexpugnable contra Satanás. La única manera de proteger esas áreas vitales es con la coraza de justicia.

Una triste ilusión

La coraza de la justicia es la propia justicia de Dios, dada a todo aquel que cree. No es algo que podamos inventar a través de nuestros propios esfuerzos. Hay algunos que dicen: "Mi propia justicia es suficiente para protegerme." Pero si usted depende de su propia justicia para protegerlo, usted no tiene ninguna coraza. Usted está indefenso contra Satanás, que lo atraerá a usted en el infierno para siempre. Y sus mejores esfuerzos no le ayudarán contra él.

El profeta Isaías dijo: "Todas nuestras justicias como trapo de inmundicia" (Isaías 64:6). Eso es lo mejor que nuestra propia justicia puede ofrecer; y los trapos de inmundicia no hacen de coraza. Si tiene la esperanza de entrar en el cielo basado en su propia bondad o si usted cree que puede enfrentar solo los ataques de Satanás, está trágicamente engañado. Se necesita una coraza.

Una persona que cree que puede ser justa por sí misma es autosuficiente. Una persona arrogante se enorgullece de sus contribuciones filantrópicas, integridad moral y logros religiosos. Se ve a sí mismo como mejor que los que le rodean; y supone que Dios comparte esta apreciación. Él depende de lo que ha hecho y no de lo que Dios ha hecho por él. Pero la justicia propia no es verdadera justicia - es simplemente orgullo vestido con atuendo religioso o moral.

En Romanos 3, Pablo dice: "Como está escrito: "No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay ninguno quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno"" (vv. 10-12). La palabra griega traducida como "inútiles" significa "para amargar como la leche". Toda la raza humana se ha echado a perder. El versículo 19 dice: "Toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios." ¿Por qué? "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (v. 23). Si usted piensa que sus propias obras serán suficientes como una coraza, lo cierto es que se convertirá en una víctima de Satanás.

Una coraza mejor

En Filipenses 3, Pablo identifica a otra clase de justicia: "Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe"(vv. 7-9).

La primera vez que busca con fe a Dios por medio de Cristo, Dios le da la justicia de Cristo. En otras palabras, le viste con Su propia justicia. A partir de ese momento, y por toda la eternidad, cuando Dios lo mira a usted, Él ve la justicia de Jesucristo. Segunda Corintios 5:21 dice: "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él."Los teólogos llaman a eso justicia imputada. Dios no ve nuestra transgresión porque estamos vestidos con la justicia de Cristo.

Vestirse con la coraza

Pablo reconoció que tenía justicia imputada, pero también se dio cuenta de que no era el final de la misma. En Filipenses 3:10 dice: "A fin de conocerle, y el poder de Su resurrección y la participación de Sus padecimientos, llegando a ser semejante a Él en Su muerte." En el versículo 12, continúa: "No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto, sino que prosigo." Luego, en el versículo 13 añade: "Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado." Finalmente, en el versículo 14 dice: "Prosigo a la meta." Pablo tenía la justicia imputada de Cristo, pero sabía que todavía tenía que seguir adelante, para aprender y avanzar para dejar que la justicia de Cristo diera fruto en la manifestación exterior de su comportamiento.

Como puede ver, la imputación de la justicia de Dios es más que una antigua transacción legal. La justicia de Cristo es una fuerza dinámica que nos da poder para vivir una vida santa que derrota a Satanás.

¿Eso significa que somos perfectos? Tener la justicia de Dios no garantiza que vamos a vivir cada momento como deberíamos; pero garantiza que somos capaces de hacerlo. Pablo sabía que a pesar de que era salvo, tenía que trabajar por su salvación (Filipenses 2:12-13) - poner la justicia de Dios a trabajar.

Este ejercicio práctico de la justicia de Dios es lo que Pablo tenía en mente cuando hablaba de la coraza. Sólo cuando usted está viviendo una vida santa está su coraza en su lugar. Eso significa tomar decisiones momento a momento que reflejen la voluntad de Dios revelada en Su Palabra.

¿Armadura de papel?

La mayoría de las armaduras de la gente no son mejores que los baberos de papel que los niños usan en un restaurante. Son inútiles. Y, por desgracia, muchos cristianos promueven, sin saberlo, la armadura de papel. Si alguien tiene problemas familiares, se le dice que necesita diez o doce sesiones con un consejero. Lo que realmente necesita es de diez o doce horas en la presencia de Dios hasta que él arregle sus propias actitudes y conductas impías; y se coloque la armadura de nuevo. Los programas y la consejería no pueden sustituir a la verdadera santidad.

Si usted realmente quiere hacer frente a los problemas en su vida, comience por ajustar su armadura. Ponga la justicia de Dios a trabajar en su vida. Es la única coraza que le protegerá de los ataques feroces de Satanás. ¿Tiene puesta la suya?

Últimos recursos